Saturno desde el Veleta

El pasado sábado una expedición de la agrupación Sirio (Juanjo y Jesús) realizó una salida de observación al Veleta. El objetivo era determinar si valía la pena para realizar fotografía planetaria de calidad. Lo pudimos comprobar con Saturno. Para ello, se pidió permiso al Parque Nacional de Sierra Nevada para poder acceder con el vehículo más allá de la barrera de la Hoya de la Mora. Les estamos muy agradecidos.

Dejar por debajo los primeros tres kilómetros de la atmósfera, la capa más turbulenta y opaca, debería repercutir positivamente en la calidad de las imágenes tomadas.

Juanjo esperando a que el telescopio se aclimatase, poco antes de comenzar la puesta en estación con la Polar.

Cinturón de Venus y Luna llena desde el Veleta.

Jesús y Juanjo descansando un momento después de montarlo todo. Allí se nota la falta de aire.

Vista del Mulhacén desde el Veleta al atardecer. Las nubes iban y venían de improviso durante la noche, unas veces en la cara Norte y otras en la Sur. No llegaron a afectarnos por poco, aunque la humedad estuvo a punto de hacernos volver antes de empezar.

Ubicación del lugar de observación (I).

Ubicación del lugar de observación (II)

Ubicación del lugar de observación (III)

Esa noche, había bastante que observar: Júpiter, Saturno, la Luna e incluso Neptuno. Los tránsitos por el meridiano se producían a las 20 h, 00:33 h, 02:08 h y 06:06 h, respectivamente. Pero al final, múltiples peripecias (barrera, montañera accidentada, humedad, viento, frío (¡5º C en julio!), montura, telescopio, cansancio…) hicieron que sólo pudiéramos observar Saturno.

Al llegar, el Sol se estaba poniendo, y la sombra de la montaña cubría los valles y se extendía hacia la Luna, que salía en ese momento por la dirección opuesta. Las vistas eran magníficas.

La limpieza de la atmósfera era manifiesta. La Luna llena brillaba muchísimo. Llegaba a molestar su visión directa y se podían apreciar algunos colores gracias a su luz. Su reflejo plateado se extendía por la costa y, justo bajo el cortado desde el que observábamos, en las lagunas, charcos y riachuelos, que resplandecían en la oscuridad.

 

Casi todo está preparado.

Cuando conseguimos montarlo todo, Júpiter ya hacía mucho rato que había pasado el meridiano, así que fuimos directamente a por Saturno. Hicimos bien. La imagen era sorprendentemente buena, teniendo en cuenta la brisa casi constante que la cimbraba. Las estrellas casi no titilaban. De no ser por el viento que sopló toda la noche, los resultados habrían sido mucho mejores. No permitía una colimación fina. Aún así, la imagen se deja ver:

 

Saturno desde el Veleta el 8 de julio de 2017.

Ya al amanecer, en Loja, sorprendía cómo titilaba el planeta Venus, que ya estaba alto. Eso mostraba la enorme mejoría en las condiciones de observación al subir tanto.

Tenemos que volver. Esperamos solucionar algunos de los problemas que se nos presentaron y conseguir imágenes de mejor calidad.

 

Esta entrada fue publicada en Crónicas, Investigación, Planetaria y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Saturno desde el Veleta

  1. Miguel ángel dijo:

    Magnífica experiencia. Buena foto. Bandas en la superficie y división Cassini.

  2. José antonio dijo:

    Me gustaría ir con vosotros me haría mucha ilusión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *